viernes, 28 de septiembre de 2012

ASÍ CANTA Y BAILA EL DIABLO – Danza diabólica -Año III. Nº 148

0 comentarios
 
El Bosco - Infierno de El  Jardín de las delicias - ca. 1504
El Bosco - Infierno de El  Jardín de las delicias - ca. 1504  (El Prado, Madrid)

El tríptico de "El jardín de las delicias" es una obra de carácter moralizador -no exenta de pesimismo- en la que el artista insiste en lo efímero de los placeres pecaminosos. En el panel derecho, El Bosco representa el Infierno, el más impresionante de los conocidos del pintor, al que se suele llamar «Infierno musical» por la importante presencia de instrumentos musicales, utilizados para torturar a los pecadores que dedican su tiempo a la música profana. De toda la escena, lo que más atrae la atención es el plano medio con la figura del hombre-árbol -asociado con el demonio-, tanto por su color claro sobre fondo oscuro, como por su gran tamaño en relación a los otros seres representados. Si en el jardín de las delicias dominaba la lujuria, en el Infierno reciben su castigo todos los pecados capitales. Buen ejemplo de ello es el monstruo sentado en el primer plano, a la derecha de la tabla, que devora hombres y los expulsa por el ano -avaros-. Y, sin duda, alude a los glotones -al pecado de la gula- el interior de taberna del tronco del hombre-árbol, en el que los personajes desnudos sentados a la mesa esperan a que los demonios les sirvan sapos y otros animales inmundos, al igual que se destina a los envidiosos el suplicio del agua helada. Tampoco faltan castigos para los vicios censurados por la sociedad de la época, como el juego, o para alguna clase social, como el clero tan desprestigiada entonces, como se verifica en el cerdo con toca de monja que abraza a un hombre desnudo, abajo, a la derecha de la tabla.


Joseph Hellmesberger, quien vivió en la segunda mitad del siglo XIX, incluyó en su producción una serie de danzas tales como la Danse Diabolique, una pieza excitante que alberga un enérgico vals en su corazón.

Como su padre antes que él, Josef Hellmesberger hijo (“Pepi”) fue un excelente violinista, solista en la Ópera Estatal de Viena y líder del cuarteto de cuerda fundado por su padre. Llegó a ser también director principal de la Ópera Estatal de Viena. Entre 1900 y 1903 dirigió los conciertos de la Orquesta Filarmónica de Viena, sucediendo a G. Mahler.


Josef Hellmesberger II - Danse Diabolique

viernes, 8 de junio de 2012

EL ALMA RUSA – Gladiadores -Año III. Nº 132

0 comentarios
 
Jean-Leon Gerome - Pollice Verso - 1872
Jean-Leon Gerome - Pollice Verso - 1872  (Museo de arte de Phoenix)

Este cuadro representa la escena de un anfiteatro en el que un gladiador espera la decisión del emperador: muerte o vida del gladiador caído. El pueblo, sediento de sangre, saca el puño y extiende el dedo pulgar –pollice verso, pulgar girado-. La interpretación que se hizo del cuadro es que este gesto significaba muerte. La realidad es bien distinta: el gesto que significaba muerte era con el pulgar hacia arriba, a modo de espada desenvainada, y los gestos que significan vida eran con el pulgar hacia abajo (a modo de espada envainada) o con el puño cerrado y el pulgar oculto (pollice compresso favor iudicabatur, el perdón se indica con el pulgar comprimido). El gladiador caído pedía clemencia extendiendo dos dedos (como se representa en el cuadro)


Espartaco Opus 82 es un ballet en cuatro actos compuesto por el compositor soviético de origen armenio Aram Ilich Jachaturián entre los años 1950 a 1954. La calidad cinematográfica de su música para Espartaco se ve claramente en el Adagio de Spartacus and Phrygia, que se hizo muy popular al ser utilizado como tema musical para una serie de la BBC, La línea Onedin, durante los años 1970.

Jachaturián fue el primer compositor que integró la música moderna y el ballet clásico. Estaba convencido de que el público debía sentir las mismas emociones y sensaciones que los bailarines trataban de transmitir. Jachaturián está considerado como un gran compositor, conocido internacionalmente por su Concierto para piano y orquesta, compuesto durante la primera etapa de su carrera, época en la que compuso muchas otras obras que lo hicieron célebre. Su temperamento, así como su talento musical se ponen de manifiesto en obras tan célebres como los ballets Espartaco y Gayaneh, y el Poema a Stalin.


Aram Ilich Jachaturián - Adagio de Spartacus and Phrygia - Espartaco

viernes, 1 de junio de 2012

EL ALMA RUSA – Dibujar en música -Año III. Nº 131

0 comentarios
 
Viktor Hartmann - Proyecto para La Gran Puerta de Kiev - 1869
Viktor Hartmann - Proyecto para La Gran Puerta de Kiev - 1869  (Academia Rusa de la Ciencia)

Uno de los cuadros que conformaban la exposición póstuma de diez pinturas y escritos del gran amigo de Musorgsky, el artista y arquitecto Víktor Hartmann, era La Gran Puerta de Kiev: proyecto de construcción arquitectónica, en el estilo ruso antiguo, con cúpula en forma de casco.


Cuadros de una exposición es una suite que consta de 15 partes, compuesta por Modest Músorgski en 1874. Músorgski escribió la obra para piano, pero es más conocida en la forma orquestada que de ella hizo el compositor francés Maurice Ravel.

Músorgski compuso esta obra, originalmente llamada Suite Hartmann, inspirado por la exposición póstuma de diez pinturas y escritos de su gran amigo, el artista y arquitecto Viktor Alexandrovich Hartmann, quien sólo tenía 39 años cuando murió en 1873. A manera de homenaje, el compositor quiso «dibujar en música», algunos de los cuadros expuestos. Entre los cuadros de Hartmann que conformaban la exposición se incluía La Gran Puerta de Kiev: proyecto de construcción arquitectónica, en el estilo ruso antiguo, con cúpula en forma de casco.


Modest Mussorgsky - La gran puerta de Kiev - Los cuadros de una exposición

viernes, 13 de abril de 2012

EL RESPLANDOR DEL BARROCO - Canon -Año II. Nº 123

0 comentarios
 
Samuel van Hoogstraten - Vista de un corredor - 1662
Samuel van Hoogstraten - Vista de un corredor - 1662  (Dyrham Patk, Gloucestershire)

El corredor de van Hoogstraten crea la ilusión de una gran profundidad, y anima al espectador a atravesar a toda prisa la casa hasta llegar a la parte posterior, antes de regresar para examinar los detalles. La escoba abandonada del fondo, el gato que simbolizaba la sensualidad, y las sombras oscuras de un hombre y una mujer indican que las tareas domésticas han sido interrumpidas a favor de un interludio amoroso.


J. Pachelbel escribió Canon y giga en re mayor para tres violines y bajo continuo alrededor de 1680, y es la obra más conocida del compositor alemán que vivió entre 1653 y 1706.

Canon y giga de Pachelbel forma parte de esas obras que por un extraño destino se escapan a su propio autor y su época y toman vida independiente de cualquier tipo de contexto. La combinación entre la técnica imitativa del canon y del procedimiento continuo de la variación ostinata otorga a la pieza una faceta intemporal. Quizá hoy en día tenga un heredero en la música de los minimalistas americanos Reich, Adams… Lo cierto es que la obra no ha perdido todavía su esmalte sensual de su cantabilidad y virtuosismo. El canon es un género docto basado en la imitación entre las voces. No en vano Pachelbel lo equilibra con una vivaz y extravertida giga.


J. Pachelbel - Canon y giga en re mayor

viernes, 3 de febrero de 2012

VENECIA – El carnaval -Año II. Nº 112

0 comentarios
 
Canaletto - Llegada del embajador francés a Venecia - ca. 1740
Canaletto - Llegada del embajador francés a Venecia - ca. 1740  (Hermitage)

Se trata de un paisaje, en concreto de una veduta en la que los monumentos de Venecia están representados con la excusa de un acontecimiento social. En este caso se trata de la llegada del embajador francés, Jacques-Vincent Languet, a Venecia, que tuvo lugar en el año 1726. Aunque se representa con lujo y esplendor, la República de Venecia ya no era la gran potencia que había sido en tiempos pasados, pero conservaba la magnificencia en las fiestas y recepciones como la aquí representada. La iglesia con cúpula barroca que se ve en la parte izquierda del cuadro es Santa María della Salute. A la derecha se ve la fachada del Palacio Ducal, con una representación de la Justicia en lo alto. Las dos columnas que están en la parte central están coronadas por esculturas: en una hay un león, el símbolo de Venecia por ser el animal atributo del Evangelista San Marcos, y, en la otra, San Teodoro, de quien Venecia guarda las reliquias.


Niccolo Paganini compuso sus Variaciones sobre el tema del Carnaval de Venecia op. 10 en 1829.

El 12 de diciembre de 1829, Paganini escribía a su amigo Germi: “Las variaciones que he compuesto sobre la graciosa cancioncilla napolitana 'Oh Mamma, Mama Cara' supera todo. ¡No puedo describírtela!”. Se encontraba en Karlsruhe, en medio de su gira triunfal por Alemania. Esa carta supone la primera mención conocida de las variaciones que se harían famosas como "El Carnaval de Venecia". En el momento de escribir la carta, Paganini ya había interpretado la obra en al menos cuatro conciertos. A partir de entonces, sería una de sus composiciones más populares.


Niccolò Paganini - El Carnaval de Venecia

jueves, 5 de enero de 2012

EL RINCÓN DE LOS NIÑOS – Sinfonía de juguetes -Año II. Nº 108

0 comentarios
 
Francisco de Goya - Pepito Costa y Donells - 1813
Francisco de Goya - Pepito Costa y Donells - 1813  (Metropolitan Museum of Art)

El pequeño Pepito, nieto del médico de la Duquesa de Alba, aparece de pie, vestido con un mono blanco y chaquetilla de terciopelo verde. Con la mano izquierda sujeta las riendas de un caballito de juguete y en la derecha porta un sombrero militar con plumas. Tras él, al fondo de la habitación, contemplamos diferentes instrumentos militares - un tambor y un fusil de bayoneta -. La composición se organiza a través de planos paralelos que se introducen en profundidad, aunque sin apenas crear sensación de lejanía. La luz protagoniza la escena, resbalando por el mono del pequeño y dejando en semipenumbra el fondo. Las largas pinceladas aplicadas se aprecian perfectamente, aunque consigue mostrar las calidades de las telas - el terciopelo, la seda o el encaje del cuello - aunando en el lienzo la rapidez con la minuciosidad. El rostro del pequeño es uno de los mejores que realizó Goya, centrando la atención en los ojos y el gesto del niño, que vive el momento bélico con tensión a pesar de su tierna edad.


La Sinfonía de los Juguetes (título completo: Casación en Sol mayor para juguetes, 2 oboes, 2 cuernos, cuerdas y continuo) es una obra musical con partes para instrumentos de juguete y es popularmente interpretada en Navidad. La identidad del verdadero compositor de la Sinfonía de los Juguetes pareció determinarse con el descubrimiento de la obra, con sus tres movimientos, en un manuscrito de Leopold Mozart en 1759. Este hecho, se vio apoyado por la existencia de un trabajo similar, el Paseo Musical en Trineo, que pide una fusta, campanas de trineo y otros efectos sonoros que se parecen a los utilizados en la Sinfonía de los Juguetes. Sin embargo, la exactitud de la atribución a Leopold Mozart fue puesta en duda cuando se evidenció que hasta el Paseo Musical en Trineo podría no ser obra suya. Leopold era un copista ávido, que transcribió docenas de piezas a mano.

Durante mucho tiempo se mantuvo que era obra de Joseph Haydn, pero una investigación posterior sugirió que fue escrita realmente por Leopold Mozart. No obstante su autoría todavía es cuestionada y probablemente no se sepa nunca. La sinfonía no apareció publicada hasta 1820. En la primera edición figura Haydn como compositor sin identificación adicional. Circuló entonces una historia imaginaria que mantenía que Haydn compuso este trabajo después de comprar varios juguetes en una feria, y luego interpretó el resultado ante el príncipe Eszterházy, para unos niños en una fiesta de Navidad. Antes de los años 1930 los eruditos comenzaron a dudar que esta historia fuera verídica, cuando no aparece citada en el catálogo de obras que el propio Haydn compiló.


Leopold Mozart - Allegro - Sinfonía de los Juguetes

domingo, 1 de enero de 2012

BRINDEMOS – Por el rey de los vinos -Año II. Nº 107

0 comentarios
 
Adolph Menzel - Das Ballsouper - 1878
Adolph Menzel - Das Ballsouper - 1878 (Nationalgalerie Berlín)

El momento preciso que eligió el artista para representar la escena le permite captar tanto la fugacidad como la aglomeración de la multitud. La corte real se ha retirado ya a sus habitaciones reservadas; se sirve un segundo refresco a los huéspedes en el buffet; y pronto se romperá el intervalo entre bailes. Mientras tanto la petite polonaise de individuos continúa. Se observan más de 50 caras muy interesantes y únicas, pero en última instancia no identificables. Además, la serie de salones que se muestran aquí no se corresponde con ninguno en el palacio de Berlín. El estilo, más libre, transmite energía y movimiento. Las figuras se giran, inclinan la cabeza, hacen reverencias; el tintineo de platos y tenedores, y el roce de los vestidos casi se puede oír; y el efecto de movimiento es tal que el caballero situado en el extremo derecho parece ir directo a salirse fuera del marco de imagen, pudiendo imaginar que está llevando un plato y una copa de champán a un compañero invisible. La disolución del orden y rango, la convención establecida al revés, la mezcla de banalidad y prestigio: estos son los efectos logrados por el artista en esta pintura. Pero no sólo aquí.


En “cuarenta y dos días con sus noches” compuso Johann Strauss hijo Die Fledermaus (El murciélago), con la inestimable ayuda del veterano hombre de teatro Richard Genée. Se estrenó el 5 de abril de 1874 en el Theater an der Wien en Viena, Austria. Se basa en una comedia alemana de Julius Roderich Benedix llamada "Das Gefängnis" ("La prisión"), que a su vez se basa en un vodevil, "Le Réveillon", de Henri Meilhac y Ludovic Halévy. Fue traducida al alemán por Carl Haffner y se presentó como obra de teatro en Viena con el título "Le Réveillon" ("Un banquete de medianoche"), pero causó problemas por sus características francesas, que fueron resueltas al adaptarse como libreto para Johann Strauss, quien trasladó "Le Réveillon" a una fiesta vienesa.

ACTO II
En Villa Orlofsky se celebra una gran fiesta. La sensación de la temporada. Llega la hora de la cena, el príncipe Orlofsky pide a los invitados ir a la mesa y ofrece un brindis por el Champagne, rey de todos los vinos (Im Feuerstrom der Reben... - En la hoguera de la vid...)

[Orlofsky] Im Feuerstrom der Reben, tra la la, sprüht ein himmlisch Leben, tra la la! Die Könige, die Kaiser, sie lieben Lorbeerreiser, Auch lieben sie daneben den süßen Saft der Reben! Stoßt an! Stoßt an! Und huldigt in Vereine dem König aller Weine!
[Coro] Stoßt an! Stoßt an! Stoßt an!

[Orlofsky] ¡En la hoguera de la vid, tra la la, chisporrotea una vida divina, tra la la! El rey, el emperador, aman la corona de laurel, Además aman también el dulce néctar de la vid! A brindar! ¡A brindar! ¡Y rindamos todos pleitesía al rey de los vinos!
[Coro] ¡A brindar! ¡A brindar! ¡A brindar!


Johann Strauss II - Im Feuerstrom der Reben - Die Fledermaus (El murciélago)

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff