viernes, 27 de marzo de 2015

LOS COLORES DEL PIANO – Contemplación erótica -Año V. Nº 293

0 comentarios
 
Hendrik Siemiradzki - Chopin tocando el piano en el salon del principe Radziwills - 1887
Hendrik Siemiradzki - Chopin tocando el piano en el salon del principe Radziwills - 1887

Al contrario que Renoir, Hendrik Siemiradzki se dedicó principalmente a representar las escenas del mundo antiguo greco-romano y del Nuevo Testamento que planteaban los académicos. Rara excepción es este cuadro del pintor de origen ruso en el que Chopin protagoniza una de esas veladas en las que bien pudo estrenar muchas de sus obras.


El Concierto para piano y orquesta nº 2 en fa menor, Op. 21 de Frédéric Chopin es uno de los dos conciertos para piano del compositor polaco. Pese a haberse publicado en segundo lugar, en realidad es anterior al Concierto para piano y orquesta nº 1, Op. 11 en mi menor. Está dedicado a la condesa Delphine Potocka. Se terminó al final del invierno de 1829 y fue estrenado por el propio compositor al piano el 17 de marzo de 1830 en Varsovia.

El segundo movimiento es el Larghetto. Intimista y amoroso, fue inspirado por un amor de juventud de Chopin, la soprano Konstancia Gladkowska. Tiene estructura tripartita, con las secciones extremas plenas de efluvios amorosos, mientras que la central tiene un contrastado sentido dramático. La línea cantabile está adornada en una escritura a veces lánguida y otras de indudable contemplación erótica.


Fryderyk Chopin - Larghetto - Concierto en Fa menor Op. 21

viernes, 20 de marzo de 2015

LOS COLORES DEL PIANO – El arte de lo imposible -Año V. Nº 292

0 comentarios
 
Edgar Degas - Madame Camus junto al piano - 1869
Edgar Degas - Madame Camus junto al piano - 1869

En este cuadro el personaje ha sido capturado en una pose informal, expresando el encanto de un estado de ánimo pasajero, superando el estilo formal al uso de los retratos. Madame Camus fue la esposa del Doctor Camus, un amigo de Manet y de Degas, amante del arte japonés (observese las figuras sobre el piano), quien tenía una excelente reputación como pianista.


El Concierto para piano y orquesta Nº 1 de Tchaikovsky data de 1874. En un principio fue dedicado a Nicholas Rubinstein, pero éste lo calificó como "imposible de tocar". Fuertemente dolido, Tchaikovski hizo múltiples cambios en la obra y esta vez se lo dedicó a Hans von Bülow, quien contestó el favor tocando el concierto en su primera gira por Estados Unidos (1875-1876). Posteriormente Rubinstein reconoció el mérito de la composición revisada y la incluyó en su propio repertorio.

La obra arranca con una impetuosa y larga introducción que se desarrolla en torno a una de las más reconocibles melodías de todo el repertorio clásico. Al parecer, Tchaikovsky se la escuchó tocar a unos músicos callejeros ciegos en la ciudad ucraniana de Kamenka, cerca de Kiev. Se trata, sin duda, del pasaje más célebre de la obra y, aunque no reaparece de la misma forma en ningún otro momento, encierra en sus dramáticas y apasionadas notas todo el material melódico que el compositor irá desarrollando a lo largo del concierto apoyándose en distintas tonadas muy populares en la época. El resto del movimiento, escrito siguiendo el esquema de la sonata, gira en torno a dos nuevos temas, uno de ellos procedente del folclore ucraniano y el otro de raíces netamente románticas. Entre ambos confieren a la batalla entre la orquesta y el piano todo su dramatismo y apasionamiento, pero la tradicional angustia de otras obras de Tchaikovsky nunca hace acto de presencia.


Piotr I. Tchaikovsky - Primer movimiento - Concierto para piano No.1 Op. 23

viernes, 13 de marzo de 2015

LOS COLORES DEL PIANO – Impromptu -Año V. Nº 291

0 comentarios
 
Pierre-Auguste Renoir - Yvonne y Christine Lerolle tocando el piano - 1897
Pierre-Auguste Renoir - Yvonne y Christine Lerolle tocando el piano - 1897

La familia Lerolle fue una gran protectora de los nuevos creadores, especialmente Degas, como bien podemos comprobar en los dos cuadros que aparecen decorando la pared. Sin embargo, Renoir es el elegido a la hora de realizar el retrato de las dos jóvenes tocando el piano, una composición similar a las “Muchachas tocando el piano” pintada en 1892. Yvonne viste de blanco y se afana en tocar una pieza en el piano mientras que su hermana Christine contempla la partitura de manera cómplice.


Los Impromptus de Franz Schubert son una serie de ocho piezas para piano solo compuesta en 1827. Se publicaron en dos grupos de cuatro improvisaciones cada uno: el primer conjunto fue publicado en vida del compositor como Op. 90, y el segundo fue publicado póstumamente con el título Op. 142. Ahora están catalogados como D. 899 y D. 935, respectivamente. Esta serenata, nº 3 en sol bemol mayor, es un ejemplo clásico de la excepcional facilidad lírica de Schubert, así como su afición por las largas líneas melódicas. Una anticipación de las canciones sin palabras de Felix Mendelssohn.

El término "Impromptu" era ya corriente en la Viena de finales de la década de 1820, cuando lo utilizara Schubert. Como acontecía con la mayor parte de lo que caracterizaba la vida musical vienesa, los orígenes de esta forma ternaria breve para piano fueron checos. Schubert recibió la influencia al respecto del compositor Jan Voříšek, que moriría prematuramente en 1825. Los primeros Impromptus de Schubert D 899 datan del verano de 1827, en el que además compuso "El Viaje de Invierno".


Franz Schubert - Impromptu No.3 en sol bemol mayor D899

viernes, 6 de marzo de 2015

LOS COLORES DEL PIANO – La Patética -Año V. Nº 290

0 comentarios
 
Pierre-Auguste Renoir - Mujer al piano - 1876
Pierre-Auguste Renoir - Mujer al piano - 1876

También Renoir sintió una especial atracción hacia las temáticas cotidianas, asuntos alejados de los cuadros de historia o de la mitología que planteaban los académicos y que triunfaban en el Salón de París. De esta manera intentaba conseguir el éxito entre los burgueses parisinos de la época. La muchacha aparece vestida con un largo traje blanco y elegantes ribetes negros, jugando el pintor con las sombras coloreadas que se proyectan por todo el vaporoso vestido. Su delicada piel contrasta con el negro del piano, creando un atractivo juego cromático muy admirado por Manet.


La Sonata nº 8 en do menor, Op. 13 de Ludwig van Beethoven fue subtitulada Pathétique por el editor. Fue publicada en 1799, y escrita entre 1798 y 1799, cuando Beethoven tenía 27 años. Beethoven dedicó el trabajo a su amigo el Príncipe Karl von Lichnowsky. El famoso segundo movimiento, Adagio cantabile, es de una sosegada belleza y suavidad, aparentemente simple pero armónicamente densa. La idea principal se puede encontrar en otras obras de Beethoven como el cuarteto Op. 18 nº2 y en el Septimino Op. 20.

Algunos autores señalan que la Patética fue llamada así por el mismo Beethoven y respondería a la situación anímica en que se encontraba al momento de su publicación, cuando comienzan a manifestarse los primeros signos de su sordera. La Sonata es fundamental en la producción pianística por sus valores de abstracción musical, así como por sus connotaciones filosóficas y las intuiciones de futuro de índole estructural (la estructura interna de la sonata es seguramente la más avanzada de las obras del primer período de Beethoven)


Ludwig van Beethoven - Adagio cantabile - Sonata Patetica Op. 13

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff