viernes, 30 de octubre de 2015

BEBER LOS VIENTOS - ¡Y no le gustaba la flauta...! -Año VI. Nº 327

0 comentarios
 
Johannes Vermeer (atribuido) - Muchacha con una flauta - c. 1665-67  (Galería nacional de arte, Washington)

En esta pintura la joven interactúa directamente con el espectador. Lleva un sombrero exótico que crea una fuerte sombra sobre la mayor parte de su cara. Se sienta en una silla con remates de león, se apoya en un brazo, y está enmarcada por un tapiz de la pared de los cuales sólo es visible un fragmento.


El Concierto para flauta, arpa y orquesta en do mayor, K. 299 fue escrito por Mozart en abril de 1778 durante su estancia en París. Allí recibió el encargo de componer un concierto para flauta y arpa para ser interpretado por el Duque de Guînes, un buen flautista aficionado, y su hija, una excelente arpista, de acuerdo a las crónicas de la época. El segundo movimiento, andantino, es una pieza llena de encanto en la que Mozart demuestra su asimilación de las costumbres y los gustos de la sociedad parisina.

Bien sabido es que la flauta nunca fue uno de los instrumentos predilectos de Mozart, es más, ocurría todo lo contrario: la detestaba, según lo confirma alguna de las cartas escritas a su padre. De ahí que las obras que Mozart compuso para dicho instrumento fueran el resultado de encargos más que de su propia voluntad. Sin embargo, el escaso gusto que Mozart tenía por la flauta no resulta tan evidente en su música para dicho instrumento, más bien, la música parece decir lo contrario. Probablemente este aborrecimiento se intensificó por el hecho de haber recibido el compositor demasiados encargos de música para flauta en el corto lapso de tiempo transcurrido entre el invierno de 1777 y la primavera de 1778.


Wolfgang A. Mozart - Andantino - Concierto para flauta y orquesta en Do mayor KV 299

viernes, 23 de octubre de 2015

BEBER LOS VIENTOS - Artista diletante -Año VI. Nº 326

1 comentarios
 
Edgar Degas - La orquesta de la Ópera - c. 1870  (Museo d'Orsay, París)

Se trata de uno de los cuadros realizados por Degas representando el mundano ambiente de la ópera. En este caso, se centra en los músicos, ejecutando un retrato de su amigo D. Dihau, que tocaba el fagot en la orquesta de la ópera. Alrededor de él, el resto de los músicos dentro del foso, vestidos de negro y sumidos en la sombra. Por delante, el límite del foso está marcado por una rampa. En último plano se ve la parte inferior de las figuras de las bailarinas, con sus vaporosos tutús, iluminados por una luz fría.


El Concierto para oboe y cuerdas en re menor fue escrito por Alessandro Marcello a comienzos del Siglo XVIII. En el pasado, y continuando en el presente, ha sido atribuido erróneamente a compositores coetáneos como Benedetto Marcello y Antonio Vivaldi. La pieza consta de tres movimientos: Andante spiccato, Adagio y Presto.

Alessandro Marcello, artista diletante de familia noble veneciana. Hombre amante de diversas artes entre ellas la Música que la realiza con la misma maestría que lo pudiera hacer el más grande de los músicos llamados profesionales. Bach se enamora de este concierto y lo adopta para transcribirlo a clavecín, y este hecho le ayuda a que sea conocido y reconocido entre los más grandes del momento y de ahí a la posteridad.


Alessandro Marcello - Adagio - Concierto para oboe y cuerdas en re menor

viernes, 16 de octubre de 2015

BEBER LOS VIENTOS - Música en color -Año VI. Nº 325

0 comentarios
 
Paolo Uccello - Caza en el bosque - c. 1460  (Ashmolean , Oxford)

Esta escena de caza es una de las últimas obras de Paolo Uccello. La escena se llama nocturna debido a la extraña luz de luna que cae sobre las elegantes figuritas de los cazadores dispersos por el bosque oscuro. A excepción de la composición y la perspectiva compleja que amplía el horizonte, se podría tomar esto como una pintura de estilo gótico tardío. En ella nos encontramos con la misma descripción minuciosa de los detalles, las formas sofisticadas y el movimiento que nos encontramos en las tablas anteriores. La riqueza global de la escena se acentúa aún más por los colores brillantes y elegantes, en particular los fuertes rojos de los abrigos.


El Concierto para trompa nº 4 en mi bemol mayor, KV 495, de Wolfgang Amadeus Mozart fue completado el 26 de junio de 1786.

El manuscrito, escrito en tinta roja, verde, azul y negra, fue un intento jocoso de hacer vibrar al destinatario de la composición, el trompa y amigo de Mozart Joseph Leutgeb. Sin embargo, recientemente se ha sugerido que la partitura multicolor podía ser también un tipo de "código de colores".


Wolfgang A. Mozart - Rondo - Concierto para trompa y orquesta nº 4 en mi bemol mayor KV 495

viernes, 9 de octubre de 2015

BEBER LOS VIENTOS - Melodías cantables -Año VI. Nº 324

0 comentarios
 
Tiziano Vecellio di Gregorio - Concierto campestre - 1510-11  (Louvre)

En los primeros trabajos de Tiziano nos encontramos con una estrecha vinculación con la música. Era un experto músico que conocía perfectamente la viola, siendo retratado por Veronés tocando este instrumento en Las bodas de Canaá. En este Concierto campestre aparece un idílico paisaje en el que se integran un joven tañedor de laud y un pastor, acompañado de dos jóvenes desnudas. Una de ellas toca la flauta mientras la otra vierte agua en una fuente. El tema es tremendamente enigmático y algunos especialistas consideran que se trata de una descripción de la Arcadia mientras que otros piensan que sería una alegoría de la fidelidad amorosa de los pastores ante la infidelidad aristocrática.


Conocido por su obra operística, que se codea largamente con Rossini y el belcantismo hasta el último Verdi, Saverio Mercadante tiene también una semioculta obra instrumental. Esta generosa serie protagonizada por la flauta (cinco conciertos y un tema con variaciones) y que data de fechas no del todo precisas (1814/1819) nos aleja de las tablas escénicas, aunque no demasiado, como para que sigamos recordando al operista, que esta vez canta sin voces. Se ha hecho popular el tercer movimiento, Rondeau: Allegro giusto, del Concierto para flauta nº 2 en Mi menor op. 57.

En efecto, Mercadante es pródigo en melodías cantables y en exigencias de virtuosismo que hacen de la flauta una suerte de diva del bel canto instrumental. En especial, sus andantes recuerdan romanzas y arias de óperas, alguna con cita explícita de Rossini. Pero hay libertad de formas, porque encontramos un rondó a la rusa junto a una polonesa, más las variaciones que piden el aplauso en el caso pertinente y un curioso contrapunto entre la flauta y dos instrumentos semiconcertantes, el clarinete y el trombón, en el Concierto en fa mayor.


Saverio Mercadante - Rondeau Allegro giusto - Concierto para flauta nº 2 en Mi menor op. 57

viernes, 2 de octubre de 2015

BEBER LOS VIENTOS - Viaje al registro grave -Año VI. Nº 323

0 comentarios
 
Thomas Mann Baynes - Clarinetista - s. XIX

Thomas Mann Baynes fue un artista y litógrafo inglés, conocido por sus dibujos y acuarelas de paisajes, edificios y eventos al aire libre.


El Concierto para clarinete y orquesta en La mayor, K. 622, de Wolfgang Amadeus Mozart, fue compuesto en Viena en 1791 para el clarinetista Anton Stadler, gran amigo y cofrade masón de Mozart.

El manuscrito del concierto no se ha conservado y lo que se ha transmitido es la transcripción que el propio Stadler hizo para posibilitar la ejecución con clarinetes comunes. Sin embargo, diversos pasajes en los tres movimientos cobran plena significación cuando se tocan con un clarinete especial, llamado clarinete bassetto, que llegue en el registro grave al Do escrito (los clarinetes comunes llegan solamente hasta el Mi). Mozart varias veces exigió esta extensión en la escritura para el instrumento, como en el aria "Parto, ma tu ben mio" de la ópera La clemenza di Tito.


Wolfgang A. Mozart - Adagio - Concierto para clarinete y orquesta en La mayor KV 622

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff