viernes, 30 de julio de 2010

MITOLOGÍA - El camino es siempre marcha hacia adelante -Año I. Nº 17

0 comentarios
 
Nicolas Poussin - Orfeo y Euridice 1649-51
Nicolas Poussin - Orfeo y Euridice 1649-51  (Louvre)

La obra evoca a partir de Ovidio el tema de Orfeo, el hijo de la Musa Calíope, que representa el canto y la música. Estaba casado con Eurídice, hija de Apolo, que murió a consecuencia de la mordedura de una serpiente en el talón. Orfeo bajó a los Infiernos con su lira, y con su canto conmovió a los dioses, aunque no logró recuperar a su esposa. Poussin puso, con todo, su énfasis en el orden y armonía de la Naturaleza representada, más que en la narración, o en los efectos atmosféricos, como hacía Claudio de Lorena. Así, el paisaje, aunque tomado del natural - podemos reconocer, por ejemplo, el Castillo de Sant'Angelo o el puente Milvio de Roma - aparece como una construcción arquitectónica, con planos muy definidos y en un espacio delimitado.


Orfeo en los Infiernos (con el título original Orphée aux enfers) es una ópera cómica escrita por el compositor Jacques Offenbach. Fue estrenada en el Théâtre des Bouffes de París el 21 de octubre de 1858.

La obra hace referencia al mito del poeta y músico Orfeo y su esposa, Eurídice, el mito amoroso más antiguo de la Grecia clásica. La obra supuso una verdadera revolución en su época por atreverse a cometer la trasgresión, por primera vez en la historia de la música, de abordar de forma cómica un argumento mitológico, hasta entonces exclusivamente reservado a la música culta (en la ópera) En el último acto puede escucharse el Galop infernal, celebérrimo can-can profusamente utilizado hasta nuestros días.


Jacques Offenbach - Galop Infernal - Orfeo en los Infiernos

miércoles, 14 de julio de 2010

ESPAÑA – La emoción de la victoria -Año I. Nº 15

1 comentarios
 
Diego Velázquez - La rendicion de Breda - c.1635
Diego Velázquez - La rendicion de Breda - c.1635  (El Prado, Madrid)

Ambrosio Spínola, general genovés al mando de los tercios de Flandes, recibe del gobernador holandés, Justino de Nassau, las llaves de la ciudad de Breda, rendida tras un largo asedio. El hecho, acaecido el 5 de junio de 1625, se consideró en su momento un episodio clave de la larga guerra que mantuvieron los españoles para evitar la independencia holandesa. La obra, con clara finalidad de propaganda política, insiste en el concepto de clemencia de la monarquía hispánica. A diferencia de otros cuadros de historia contemporánea, el autor no se recrea en la victoria, y la batalla tan solo está presente en el fondo humeante. El pintor centra la atención en el primer plano en el que se desarrolla no tanto el final de la guerra como el principio de la paz.


El vals España es un arreglo que realizó en 1886 el compositor francés Emil Waldteufel, que incluye temas de la Rapsodia Española (1883) compuesta por el también compositor francés E. Chabrier. Al contrario de lo que normalmente ocurre con estos arreglos, el vals alcanzó, en su tiempo, tanta notoriedad y fama como la obra original.

España, rapsodie pour orchestre ou Rapsodie España (España, rapsodia para orquesta) es una obra de Emmanuel Chabrier, escrita y estrenada en 1883 y dedicada al director de orquesta Charles Lamoreux. La pieza tuvo su fuente de inspiración en un viaje a España que Chabrier realizó con su esposa en 1882. Durante su visita, se aprendió los géneros folclóricos locales, y volvió con la idea de trabajar en una pieza voluptuosa y poderosa evocándolos. La pieza, originalmente llamada Jota y más tarde titulada España, recibió excelentes críticas, y algunos consideraron que comenzó la tendencia de música con sabor español que culminó con Iberia de Debussy.


Emil Waldteufel - España, vals op. 236


Emmanuel Chabrier - España, rapsodie pour orchestre

viernes, 9 de julio de 2010

EL MISTERIO DE LA NOCHE – La noche pertenece al pecado -Año I. Nº 14

0 comentarios
 
Edvard Munch - El misterio de una noche de verano - 1892
Edvard Munch - El misterio de una noche de verano - 1892  (Colección privada)

Muy lejos ya de la tranquilidad impresionista, el paisaje adopta en Munch una fuerte carga simbólica y parece reflejar una experiencia que el pintor describiría así: “Era el atardecer, yo caminaba junto al mar. Entre las nubes brillaba la luna; las rocas contra el fondo del agua, misteriosas como habitantes del mar, con sus grandes cabezas blancas… y riendo, unas en la playa, otras bajo el agua… Yo oía el suspirar y el susurrar del agua en torno a las rocas. Nubes alargadas, grises sobre el horizonte. Todo parece muerto: un paisaje de muerte de otro mundo”.


En 1922, cuando F. Lehar era mundialmente famoso y el imperio Austrohúngaro había sido desecho por la Primera Guerra Mundial, se estrenó esta breve opereta de cámara con el inocente nombre de Frühling (Primavera) Estaba destinada a un cabaret de la equívoca postguerra, con escasos recursos que confinaban el género a la música de cámara, y evocaba las penurias de la época: escasez de vivienda, empleos modestos, bohemia sempiterna de los artistas de la Europa central… Finalmente, Lehar habría de conciliar todas estas escaseces con sus acariciantes melodías, convenientemente adecuadas a la moda, o sea, al fox trot importado por los triunfales americanos del norte.

¡Ha llegado la noche!
Sirenas estridentes silban y rugen,
pueden escucharse voces. ¡Muchedumbres!
¡Ha llegado la noche!
Observa los vivos flashes de los rótulos,
coches que pasan como rayos, entonces todo calla.
Ahora susurra, ahora musita,
de aquí a allá, y sólo cuando la virtud silencia,
el pecado ronda.
Aquellos que se esconden durante el día,
salen de las esquinas en la noche.
Ojos verdes brillan ardientes en la obscuridad.


LEHAR - Komm, die Nacht gehört der Sünde - FRÜHLING

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff