viernes, 6 de agosto de 2010

SOBRE EL AMOR Y DESAMOR - Locura -Año I. Nº 19

0 comentarios
 
Desconocido - Mississippi
Desconocido - Mississippi

En el año 1811 se inició la navegación a vapor por el río Misisipi. Si bien los primeros barcos no fueron del todo exitosos, con el tiempo sus diseños se mejoraron hasta conseguir un buque diferente a todo lo conocido. Los vapores del Misisipi, permitían la navegación segura y eficiente, transportando carga y pasaje en una época en que las comunicaciones fluviales eran vitales para el desarrollo de la nación. Prestaron servicios por más de 100 años hasta que nuevas formas de transporte los sustituyeron. Hoy solo unas pocas réplicas de estos barcos navegan con fines turísticos, pero sobreviven sus historias convertidas en leyenda. La silueta de los vapores del Misisipi, con sus altas chimeneas, arqueadas cubiertas y ruedas de paletas son un icono de la conquista del oeste de los EEUU.


Jerome Kern tuvo el doble mérito de haber escrito la más grande opereta americana, Show Boat (1927), así como ser considerado el "padre del musical americano". Fue el primero en integrar texto con canciones logrando un conformar una suerte de opereta americana de fuerte contenido racial y critica social.

Narra la historia del barco showboat (teatro flotante), llamado Cottom Blossom, en sus travesías por el Mississippi a través de 47 años. La mulata Julie, quien interpreta la parte más amarga de la historia, canta dos canciones, quizás las que menos pueden encasillarse en este género: Can’t Help Lovin’ Dat Man y Bill. La primera se interpreta como un número lento de blues.


Jerome Kern - Can’t Help Lovin’ Dat Man - Show boat

martes, 3 de agosto de 2010

MITOLOGÍA - Iphigénie en Táuride -Año I. Nº 18

0 comentarios
 
Benjamin West - Orestes y Pílades frente a Ifigenia - 1766
Benjamin West - Orestes y Pílades frente a Ifigenia - 1766  (Tate Gallery, Londres)

West toma el tema del cuadro del tercer acto de una obra del autor clásico Eurípides titulada “Ifigenia en Táuride”. En el pasaje representado por West, Ifigenia, una sacerdotisa de Diana, se encuentra en un juicio, ante las figuras semi-desnudas de su hermano Orestes (con el paño rojo) y su primo y compañero Pílades, que son llevados ante ella, atados, por el pastor (en el centro) que había informado previamente de su captura. Delante de Ifigenia, y separándola de los dos hombres, se encuentra un pequeño altar sobre el que los dos hombres han de ser sacrificados por su acto sacrílego. Al fondo, a la entrada del templo, se encuentra la estatua de oro de Diana que Orestes, por mandato del oráculo de Delfos, debía llevar a Atenas en reparación por el asesinato de su madre Clitemnestra, y que estaba tratando de conseguir cuando fue arrestado.


Durante el siglo XVIII fueron varios los compositores que escribieron óperas con el título de Iphigénie en Táuride y entre todas ellas cabe destacar la compuesta por Christoph Willibald Gluck con libreto de Nicolas-François Guillard, estrenada en París, el 18 de mayo de 1779. Las arias "O toi qui prolongeas mes jours" y "O malhereuse Iphigenie" (“¡Ay desdichada Ifigenia!”, acto II, escena VI) son las más conocidas e integran a menudo el repertorio de sopranos y mezzosopranos.

Años atrás, el padre de Ifigenia, Agamenón, decide sacrificar a su hija cumpliendo la condición impuesta por el oráculo para seguir viaje de su armada hacia Troya. La doncella ha sido salvada en el último momento por la diosa Artemisa y transportada a Táuride donde es máxima sacerdotisa del Templo de Diana (o Artemisa). Gobernada por el rey Toante, el oráculo determina que los primeros extranjeros que pisen la isla sean sacrificados para aplacar a los dioses del Olimpo. Náufragos de una tormenta, el infeliz Orestes perseguido por las Furias por haber matado a su adúltera madre Clitemnestra- y su amigo Pílades son capturados y llevados para su ejecución ante la sacerdotisa Ifigenia, quien no reconoce a su hermano. Ifigenia pregunta por el destino de su familia a Orestes quien le cuenta que sólo su hermana Electra permanece viva luego de que Orestes asesinara a su madre y se diera muerte. La sacerdotisa decide liberar a uno de los dos para que lleve noticias a Argos sobre su destino en Táuride. Ifigenia libera a Orestes pero éste cede el puesto a Pílades. Cuando Ifigenia se dispone a sacrificar a Orestes, éste menciona su nombre y ella lo reconoce. La feliz reunión se ve interrumpida por el rey Toante quien furioso ordena el sacrificio de los dos hermanos. El fatal desenlace es impedido por el regreso de Pílades con un grupo de soldados y la intervención mágica de Artemisa que perdona a Orestes, enviándolo como rey a Micenas y retorna a Ifigenia a su comarca.


Christoph Willibald Gluck - O malhereuse Iphigenie - Ifigenia en Táuride

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff