martes, 1 de noviembre de 2016

ÁNIMAS – Los espíritus bienaventurados -Año VII. Nº 387

0 comentarios
 
Orfeo ed Euridice - Ilustración de la partitura de París - 1774
Orfeo ed Euridice - Ilustración de la partitura de París - 1774

Interior de un espeso bosque. Orfeo, que ha soltado por un instante la mano de su prometida, continúa avanzando en su camino sin detenerse y llamando a Eurídice para que le siga, pues sabe que las pantanosas aguas de la fatídica laguna no están lejos y no quiere perder tiempo en atravesarlas y alejarse de una vez de aquellos parajes de maldición. Deteniéndose de pronto, se niega a dar un paso más si éste no la mira y le jura que la quiere, pues es preferible regresar a donde estaba que retornar al mundo de los vivos sin poseer su cariño. Orfeo trata en vano de resistir a este amoroso llamamiento.


Con la ópera Orfeo ed Euridice de Christoph Willibald Gluck, el mito del cantor Orfeo se convirtió en un tema central del teatro musical. Raniero de Calzabigi le proporcionó el texto, que está basado en las Metamorfosis de Ovidio. El estreno en Viena en 1762 (en italiano) produjo un escaso impacto. Fue la versión francesa revisada, ejecutada en París en 1774, la que dio inicio al triunfo de esta ópera.

ACTO II
Orfeo es recibido en los infiernos por las amenazantes Furias, que son aplacadas por la voz y la música del héroe, que finalmente encuentra a su amada. La segunda escena se abre en el Elíseo. El breve ballet de 1762 se convirtió en la Danza de los espíritus felices, de cuatro movimientos (con una parte destacada para solo de flauta) en 1774.


Christoph Willibald Gluck - Danza de los espíritus felices - Orfeo ed Euridice

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff