domingo, 1 de enero de 2012

BRINDEMOS – Por el rey de los vinos -Año II. Nº 107

0 comentarios
 
Adolph Menzel - Das Ballsouper - 1878
Adolph Menzel - Das Ballsouper - 1878 (Nationalgalerie Berlín)

El momento preciso que eligió el artista para representar la escena le permite captar tanto la fugacidad como la aglomeración de la multitud. La corte real se ha retirado ya a sus habitaciones reservadas; se sirve un segundo refresco a los huéspedes en el buffet; y pronto se romperá el intervalo entre bailes. Mientras tanto la petite polonaise de individuos continúa. Se observan más de 50 caras muy interesantes y únicas, pero en última instancia no identificables. Además, la serie de salones que se muestran aquí no se corresponde con ninguno en el palacio de Berlín. El estilo, más libre, transmite energía y movimiento. Las figuras se giran, inclinan la cabeza, hacen reverencias; el tintineo de platos y tenedores, y el roce de los vestidos casi se puede oír; y el efecto de movimiento es tal que el caballero situado en el extremo derecho parece ir directo a salirse fuera del marco de imagen, pudiendo imaginar que está llevando un plato y una copa de champán a un compañero invisible. La disolución del orden y rango, la convención establecida al revés, la mezcla de banalidad y prestigio: estos son los efectos logrados por el artista en esta pintura. Pero no sólo aquí.


En “cuarenta y dos días con sus noches” compuso Johann Strauss hijo Die Fledermaus (El murciélago), con la inestimable ayuda del veterano hombre de teatro Richard Genée. Se estrenó el 5 de abril de 1874 en el Theater an der Wien en Viena, Austria. Se basa en una comedia alemana de Julius Roderich Benedix llamada "Das Gefängnis" ("La prisión"), que a su vez se basa en un vodevil, "Le Réveillon", de Henri Meilhac y Ludovic Halévy. Fue traducida al alemán por Carl Haffner y se presentó como obra de teatro en Viena con el título "Le Réveillon" ("Un banquete de medianoche"), pero causó problemas por sus características francesas, que fueron resueltas al adaptarse como libreto para Johann Strauss, quien trasladó "Le Réveillon" a una fiesta vienesa.

ACTO II
En Villa Orlofsky se celebra una gran fiesta. La sensación de la temporada. Llega la hora de la cena, el príncipe Orlofsky pide a los invitados ir a la mesa y ofrece un brindis por el Champagne, rey de todos los vinos (Im Feuerstrom der Reben... - En la hoguera de la vid...)

[Orlofsky] Im Feuerstrom der Reben, tra la la, sprüht ein himmlisch Leben, tra la la! Die Könige, die Kaiser, sie lieben Lorbeerreiser, Auch lieben sie daneben den süßen Saft der Reben! Stoßt an! Stoßt an! Und huldigt in Vereine dem König aller Weine!
[Coro] Stoßt an! Stoßt an! Stoßt an!

[Orlofsky] ¡En la hoguera de la vid, tra la la, chisporrotea una vida divina, tra la la! El rey, el emperador, aman la corona de laurel, Además aman también el dulce néctar de la vid! A brindar! ¡A brindar! ¡Y rindamos todos pleitesía al rey de los vinos!
[Coro] ¡A brindar! ¡A brindar! ¡A brindar!


Johann Strauss II - Im Feuerstrom der Reben - Die Fledermaus (El murciélago)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff